La vocación verde de la Responsabilidad Social Corporativa

Responsabilidad social corporativaEn los meses de Diciembre y Enero el escaparate del mundo se engalana de ética, de empatía y generosidad. Una sensibilidad que llega a su máxima expresión en fechas navideñas, revelando la cara más humana de las empresas. Los deseos de felicidad y de paz, enmarcados en arbolitos verdes y sanos, se emiten desde los despachos de marketing de casi la totalidad de las marcas, vendan tráileres, azulejos, dentífricos o  piscinas.

Ya en 2013, el periodista Jamie Mathews argumentaba, en un artículo aparecido en el periódico británico The Guardian, que “muchas empresas parecen estar sacando el polvo de sus manuales de Responsabilidad Social Corporativa y haciendo gestos festivos – donar al Banco de Alimentos, etc – porque es lo que toca hacer.”

La Responsabilidad Social Corporativa no ha de percibirse como una obligación moral sino como un componente sistémico del discurso.

Y es que, como nos enseña la experiencia, los datos confirman que la empatía vende. Un estudio del HBR de 2015 indica que las marcas más sofisticadas hacen de la conexión emocional parte de una estrategia más amplia, involucrándola en cada fase de la cadena de valor, desde el desarrollo de producto, marketing y ventas hasta la calidad y servicio. Esta transformación – la empatía – convierte la conexión emocional en una vertebra del espinazo del negocio.

Pero, como se explica en un informe Nielsen de 2015 sobre el comportamiento de las nuevas generaciones en reacción a la huella “verde” de las empresas, así como los clientes se dejan querer, también se han vuelto mucho más exigentes en cuanto a las políticas de las marcas con el entorno. Esta savia nueva dibuja un perfil con una tendencia clientes-ciudadanos, más preocupados por el impacto de las empresas en lo social y en el medioambiente, y más escépticos respecto de las campañas de RSC aisladas.

Tanto la RSC como las buenas prácticas en materia de ecología y sostenibilidad, no deberían limitarse a una exhibición de moral en fechas aisladas, sino que tendrían que formar parte de una estrategia empresarial que equilibra lo que se sirve o se produce directa e indirectamente con la ciudadanía y el entorno en el que actúa o desarrolla su negocio.

Ésta es una de las mayores críticas a la RSC: que a las empresas sólo les concierne como estrategia de marketing. “Para la mayoría de empresas, la RSC es PR“, según Ian C. MacMillan, profesor de innovación y emprendimiento en Wharton, Universidad de Pennsylvania. “Queda bien. Suena bien. Es lo “correcto”, lo que “se hace” y les quita los medios de en medio“.

La RSC no ha de percibirse como una obligación moral sino como componente sistémico del discurso. Ya existen centenares de materiales y cursos en los que se debate y recomienda esta integración de políticas sostenibles en la maniobra de crecimiento de la empresa, tanto para captar nuevo talento como para posicionarse frente los nuevos clientes.

Lo que hasta hoy entendemos como Responsabilidad Social Corporativa está creciendo y llamando a la puerta de la estrategia de negocio para formar parte integrada en el discurso y en la definición de producto o servicio.

Tanto la RSC como las buenas prácticas en materia de ecología y sostenibilidad, no deberían limitarse a una exhibición de moral en fechas aisladas, sino que tendrían que formar parte de una estrategia empresarial que equilibra lo que se sirve o se produce directa e indirectamente con la ciudadanía y el entorno en el que actúa o desarrolla su negocio.

¿Qué dicen nuestros clientes?

“Llevo en Escandinava de Electricidad un año. Estoy muy contento con ellos, recibo todas las facturas por e-mail puntualmente y todas las gestiones las puedo realizar en inglés.”

Stuart, Alicante

“Mi padre es muy mayor y desde que estamos con Escandinava de Electricidad no hemos tenido ningún problema. El personal de atención al cliente es muy atento y nos resuelven cualquier duda en la misma llamada. Gracias por el trato ofrecido a mi padre, desde entonces estoy más tranquila.”

Begoña, Valencia

“He recomendado Escandinava de Electricidad a mis amigos ya que me ahorro un 15% respecto a mi anterior compañía. Las facturas son simples, claras y sin sorpresas. No me han intentado añadir ningún servicio de mantenimiento, cosa que agradezco ya que en las anteriores compañías he tenido este problema.”

Cristina, Madrid

“El cambio a Escandinava de Electricidad fue muy rápido y la chica de atención al cliente me explicó muy bien qué tenía que hacer para cambiarme. Desde que estoy con vosotros he notado un gran ahorro en mi factura de la luz.”

Sara, Barcelona

Actualidad

Energía verde: ¿cómo se certifica?

Energía verde: ¿cómo se certifica?

13 julio, 2018 | No hay comentarios

Aunque la energía verde procede del mix energético, sí que garantiza que con nuestro dinero estamos pagando para que se produzca el 100% de la energía que consumimos a partir de fuentes renovables.

Misión: ¡Proteger nuestros árboles!

6 julio, 2018 | No hay comentarios

Durante el verano te proponemos un reto en el concurso de #ÁrbolesenVeranoEdE: publicaremos cada semana la foto de una hoja de un árbol típico de la península ibérica ¿Te atreves a adivinar de qué árbol se trata?

La energía verde de Apple

La energía verde de Apple

29 junio, 2018 | No hay comentarios

¿Es técnicamente posible para una empresa o particular alimentar exclusivamente con energía renovable todas sus instalaciones 24 horas al día y 365 días al año? Te contamos cómo funciona la energía verde.